El gusto está en la variedad

Y así como dice la chacarera "Del Norte Cordobés": el gusto está en la variedad. Si bien, en ese caso hace alusión a los artistas folklóricos de nuestro país, descontextualizando la frase podemos adaptarla en cualquier otro ámbito... o al menos yo me tomé esa licencia.
La variedad de sabores, colores, aromas, formas y hasta personalidades son las que -como desordenada que soy- me acompañan siempre. Aunque creo que por más heterogéneo que puedan ser los gustos, en algún lugar de ellos hay un mismo patrón y por eso me atraen.
Vuelvo a repetir ese pedacito de estrofa porque hace una semana que no paro de cantar la misma canción. Soy un loop inagotable que repite y repite mañana, tarde y noche el mismo tema, la misma estrofa y las mismas palabras. Por eso, siendo fiel a mis locuras, acá estoy hablando sobre ello.
Creo en las casualidades, pero que también a esas casualidades se les puede hallar un sentido.
Me gusta vivir situaciones diferentes, conocer nuevos rumbos pero a la vez me aterra pensar en salir de mi zona de confort. Muchas veces arriesgué, muchas me quedé en el molde por miedo a perder y ahora, que de a poco me siento un poquito más vieja, siento que el resultado de lo que venga, me resbala. Busco divertirme. Soy demasiado pesimista en la vida como para seguir amargándome por lo que no pudo ser.
Amo la radio AM o FM, amo la música en todos (o la gran mayoría de sus géneros),; amo bailar como se me presente; amo cantar aunque lo haga mal; amo escribir y acá estoy. Todo va para un mismo lado, pero son cosas distintas, entonces: hay variedad en mí.
Hace pocos días una amiga me dijo: la vida es una sola, tenés que disfrutarla. Y sí bien es una frase más que escuchada, leída y conocida por todos, en esa conversación tuvo sentido. Tuvo sentido la frase dentro del contexto de la charla, como tiene sentido la vida dentro de esas ocho palabras. Y es así. El miedo a lo desconocido te bloquea. Probar un plato nuevo de comida, con sabores diferentes y texturas ajenas a las que estás acostumbrada pueden generar rechazo; pero entonces ¿cómo voy a saber si me gusta o no si no lo probé? ¿Sólo por verlo? ¿Sólo porque los demás dicen que no lo tengo que comer porque a ellos no les gusta?
Uno es dueño de su vida, aunque es difícil ignorar el qué dirán. La sociedad lo juzga todo, el ojo crítico está en todos lados, pero yo quiero probar y si me gusta bien y sino también. Mirar desde afuera, quedarse con lo que alguna vez creí, no sirve. Hay que ir por el todo y si no me gusta, lo descarto. Porque gracias a Dios, tengo la posibilidad de elegir. Lo puedo hacer.
Insisto, EL GUSTO ESTÁ EN LA VARIEDAD de sabores, colores, aromas, pensamientos e ideas. Si tengo un ideal, voy por ello. Si tengo dudas lo pienso o me choco la cabeza contra la pared. Si quiero comer, como. Si quiero jugar, juego. Y si quiero ser feliz de cuál o tal manera, lo voy a hacer.

¡Buenas tardes!

Tatiana
@tatisingluten

Les dejo una foto mía. Odio como salgo en las fotos, pero cada tanto encuentro alguna que me gusta y por eso acá se las comparto.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Comenzando de cero, otra vez.

Dejarse llevar

Nos estalla el calefón.