Comenzando de cero, otra vez.

¡Buenos días a todos!
Si comparo este blog con mi dieta libre de gluten, encuentro un punto de igualdad en ambos casos. Si bien conocía de qué se trataban cada uno, un día los hice parte de mi vida y tuve que comenzar de cero como si no supiera nada de ninguno. Entonces, luego de casi dos años de recibir mi diagnóstico celíaco (basado en un análisis de sangre positivo, una endoscopía con fotos clarísimas de intestino, duodeno y esófago dañado, y una biopsia bisagra dudosa), decidí darle inicio a este mundo de la escritura que tanto me gusta, relacionándolo con mi dieta sin gluten, que día a día me empeño por mostrar en fotos en mi cuenta de instagram (@tatisingluten). 
Mi vida sin gluten, tal como lo dice el título, es esto. Esta soy yo. Me llamo Tatiana Podestá, tengo 27 años y soy de Buenos Aires. Gracias a Dios, crecí en una casa donde la celiaquía era moneda corriente. Mi abuela paterna fue diagnosticada hace 35 años cuando la enfermedad casi no se conocía, así que, imagínense que cuando nací, la celiaquía, era parte de mi día a día. Pero, como dije anteriormente, si bien sabía de qué se trataba, cuando me descubrieron que era celíaca tuve que arrancar de cero. Con miedos, dudas y muchos cambios en puerta, pero positiva y segura siempre. Nunca ignoré lo que me pasaba, nunca me quejé ni pregunté: "¿por qué a mí?", pues en vez de lamentarme, transformé esa pregunta en una afirmación: "Si Dios y la vida quisieron esto para mí es porque tengo la capacidad de poder llevar adelante este desafío"... y así lo sentí desde el primer minuto y lo sigo pensando hasta el día de hoy.
Ser celíaco en un mundo casi "no apto" es duro en muchas ocasiones, pero se vuelve maravilloso para explorar, para conocer y para hacerle frente a las adversidades. Que hay injusticias y las padezco cuando en un restaurante no hay siquiera una opción para comer, es cierto (tampoco puedo ser ciega ante la realidad). Que me indigno y a veces me deprimo por la falta de conocimiento, también es cierto. Pero esa bronca, la trato de transformar en una herramienta positiva para enfrentar a esta lucha contra un mundo desinformado y no adaptado a nosotros. 
Por eso, acá estoy. Feliz de embarcarme en este nuevo espacio para compartirlo con ustedes.
Aguardo ansiosa sus comentarios.
¡Bienvenidos!



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Dejarse llevar

Nos estalla el calefón.